UN MOVIMIENTO SOCIAL DE
UN MOVIMIENTO SOCIAL DE

RECURSOS EMOCIONALES PARA ELABORAR EL DUELO PERINATAL

Cómo superar un duelo perinatal

El duelo perinatal supone para las personas, las parejas y las familias una experiencia sumamente dolorosa y compleja. La pérdida de un bebé, ya sea en el vientre materno o después de nacer, provoca que pocas personas le hayan conocido directamente.
A veces, pocos familiares o ninguno ha podido ver su cuerpo y hay algunos que ni saben si tiene nombre.

Existen ocasiones en las que no hay contacto con el cuerpo, ni han podido hacer un ritual de despedida, de manera que se genera un silencio devastador ante la vida y la muerte de estos bebés provocando una carga emocional profunda. Este silencio social y la vivencia de falta de reconocimiento y apoyo que las personas que están atravesando este tipo de duelo experimentan, se conoce como duelo desautorizado y provocan un impacto emocional intenso. La negación de espacios para expresar el dolor o la desvalorización acerca de los sentimientos que envuelven a la pérdida puede alargar y entorpecer el camino del duelo, generando que muchas personas tiendan a aislarse y a negarse sus propias experiencias emocionales.

 Resulta esencial acercarse a las pérdidas con una mirada respetuosa, entendiendo que todos los procesos de duelo son significativos para las personas que los transitan y merecen ser escuchadas, reconocidas y validadas.

Permítete sentir y manifestar tus emociones

Es importante entender que el duelo perinatal es una respuesta que nos ayuda a elaborar la pérdida y a integrar el dolor que provoca que se haya roto el vínculo afectivo con nuestro bebé. El proceso de duelo es tiempo para dolerse, de manera que permítete sentir y manifestar tus emociones, evita juzgarte por lo que sientes o piensas. Intenta reconocer y aceptar las emociones que aparecen en estos momentos como experiencias naturales y que forman parte del proceso de duelo.
Una vía para acercarte a la validación emocional pasa por el reconocimiento interno; acoge las emociones que te aparezcan, ya sea tristeza, ira, culpa…Quizás te pueda ayudar anotarlas, escribirlas en forma de carta o registros que te sirvan de guía para conocerlas. La pintura o el dibujo pueden ayudarte también a dar forma a todas las sensaciones o experiencias emocionales y darles una salida.

No olvides que no existen emociones correctas o incorrectas, sino que todas las emociones en el duelo son auténticas, verdaderas y únicas porque nacen de tu experiencia personal.

 Expresa y comparte tus emociones

Debido a que el sufrimiento y el dolor de la pérdida son muy intensos, muchas personas tienden a pensar que la mejor manera para transitar el sufrimiento es no hablar y silenciar el duelo; pensando que así lo superarán más fácilmente. Esta creencia, a la larga puede conllevar a que el sufrimiento y el dolor acabe derivando en algún otro síntoma: somatizaciones, irritabilidad, etc.
De manera que se recomienda que las personas que transitan el duelo puedan expresar y comunicar las experiencias emocionales que están viviendo.

Compartir las emociones, los sentimientos, los pensamientos relacionados con la pérdida con personas de confianza con las que sintamos que nos acompañan en el dolor, puede ofrecernos apoyo y consuelo emocional.

La búsqueda de una profesional de la salud mental y de una terapia especializada, así como los grupos de apoyo donde poder compartir tu experiencia emocional con personas que están pasando por situaciones similares, puede ofrecer alivio y generar un sentido y una sensación de pertenencia que te acercaran a vivir esta experiencia sintiéndote comprendida, validada emocionalmente y sobre todo acompañada; especialmente al escuchar las palabras de apoyo y empatía.

Procesos en pareja y como madre soltera

En los casos en los que el duelo es vivido junto a la pareja, es posible que se produzca un distanciamiento debido a que cada uno presente formas distintas de expresar el duelo. Es importante que intentéis encontrar y crear espacios para hablar de cómo os sentís y qué necesidades personales e individuales presentáis, escuchar y respetar el ritmo de cada uno será necesario para evitar sentiros juzgadas.

Para las personas que afrontan la maternidad como madres solteras, es importante pensar y conectar con todas las personas de vuestro entorno con quienes pensabais compartir la maternidad, ya que toda esta red puede suponer un apoyo emocional muy grande del que poder acompañarte durante tu camino de duelo.

En todos los casos, valorar la posibilidad de ayuda de una profesional especializada en duelo perinatal, puede resultar aconsejable para ayudaros a integrar, entender y procesar las vivencias emocionales individuales y de pareja.

 La comunicación de la pérdida

En los casos en los que haya más hijos/as es una parte del proceso de duelo en el que se recomienda poder compartir. Es importante que los otros miembros de la familia vean que se les tiene en cuenta y que sientan que les dedicáis tiempo y cariño para conocer la verdad.

Precisamente esta sensación de pertinencia de los hijos/as es muy necesaria, ya que el hijo/a tiene mucho más en cuenta el hecho de sentirse que se le incorpora al dolor familiar y se le desculpabiliza de lo ocurrido. De lo contrario, es probable que perciba que no queráis que se entere y que lo apartáis.

Sentir que se le tiene en cuenta le hará sentirse cerca y que es parte de la familia, reconociendo que ha perdido un/a hermano/a y que necesita despedirse. Es importante que el resto de familiares sepan de qué manera se les ha explicado la pérdida a nuestros/as hijos/as para que puedan seguir la misma línea y que exista coherencia en el mensaje.

En familias con hijos/as adolescentes, las reacciones que pueden manifestar frente a la pérdida pueden sugerir una aparente desvinculación, por miedo a que, si expresan sus sentimientos, éstos puedan llegar a afectar o a influir haciendo sufrir más a sus padres. En otros casos, pueden sentirse responsables y pueden llegar a adoptar roles de cuidado hacia otros miembros de la familia. Normalmente suelen encontrar en su entorno social, una persona con quien pueden hablar más abiertamente de la pérdida que con las figuras parentales.

En todos los casos, es muy importante que los adolescentes conozcan que a pesar de que como padres y madres os sintáis tristes, los seguís cuidando, guiando y queriendo y que pueden hablar de su experiencia emocional con ellos, transmitiéndoles la comprensión y el espacio que necesiten.

 La creación de rituales

Las conmemoraciones pueden ayudar en el camino de elaboración del duelo perinatal. Este tipo de prácticas permiten respetar y honrar la pérdida y abren un espacio para la expresión de la experiencia emocional.

En muchas ocasiones la vuelta a casa sin el hijo/a, con la habitación preparada para recibirlo/a, puede suponer un momento muy doloroso. Resulta favorable que con paciencia, respeto, amor y amabilidad hacía vuestros sentimientos, os vayáis despidiendo y guardando todas sus cosas. La creación de una caja en la que podáis guardar los recuerdos más simbólicos puede ayudaros a lidiar y a legitimar la pérdida.

Organizar una despedida íntima con las personas que queráis compartir este homenaje puede servir para expresar vuestros sentimientos y dar sentido a la pérdida. Puede ayudaros a conmemorar la despedida la lectura de alguna carta que hayáis escrito, o mensajes dirigidos al bebé, encender velas, compartir algunos recuerdos y momentos especiales.

Escribir cartas al bebé fallecido, registrar en un diario los pensamientos, emociones e incluso cuentos es una forma de procesar e integrar la pérdida, ya que ayuda a la expresión, a la liberación y a la validación emocional. Otra manera de expresión emocional es a través del arte, ya sea pintando, mediante la escultura, creando álbumes o collages, o cualquier trabajo que refleje la experiencia emocional en relación a la pérdida puede servir como herramienta para dar salida a las emociones y encontrar alivio y consuelo a lo largo del proceso de duelo.

 Fomenta el autocuidado

Como en otros procesos de duelo, el cuidado de la salud física y emocional es sumamente importante; y en el duelo perinatal también es vital priorizar y fomentar el bienestar propio. El autocuidado en estos procesos implica respetar los horarios de descanso, mantener una alimentación adecuada y sana, practicar ejercicio físico también favorece la canalización de las emociones, así como la participación en actividades que nos proporcionen satisfacción, placer y alivio emocional.

En el viaje por el duelo perinatal es importante encontrar un sentido de aceptación y de reparación; esto conlleva a reconocer que la realidad ha cambiado y que podemos mirarla permitiéndonos sentir nuevas experiencias emocionales que nos conecten al momento presente, hallando así un nuevo significado.

El proceso de duelo perinatal es un viaje doloroso, único y personal, pero ello no significa que tengas que afrontarlo en soledad.

Acompáñate de todas aquellas personas con las que te sientes segura y en confianza para expresar y compartir tu experiencia emocional, busca ayuda de alguna profesional de la salud mental que te guíe en un tu propio proceso, cuida de ti misma y sobre todo no te presiones, date el permiso para sentir y sanar el duelo, no existen plazos de tiempo establecidos para sobreponerse al dolor.

Escrito por

Cintia Corral

Psicóloga sanitaria con una mirada integradora especializada en Terapia familiar.

imagen Cintia

Escrito por

Cintia Corral

Psicóloga sanitaria con una mirada integradora especializada en Terapia familiar.