UN MOVIMIENTO SOCIAL DE
UN MOVIMIENTO SOCIAL DE

CÓMO ACOMPAÑAR A UNA PERSONA EN DUELO

El proceso de duelo puede ser realmente difícil y doloroso para alguien que ha sufrido una pérdida significativa. Pueden aparecer emociones complicadas de gestionar como la rabia, la tristeza, el miedo, la impotencia, la desesperación, el sentimiento de vacío, entre otras. Todas éstas pueden provocar una gran confusión e incomprensión para la propia persona que las está experimentando, como también para el entorno que la rodea. El duelo es como estar subido en una montaña rusa emocional de la que no puedes bajarte. Así que acompañar a alguien que está en ella no es una tarea fácil

Vivimos en una sociedad con poca educación emocional. No nos han enseñado a saber qué hacer o qué decir delante de una persona que está sufriendo. Además, si esta persona que lo está pasando mal es alguien a quién queremos, aún nos resulta más complicado. Y, aunque cada duelo es único y se va a vivir de forma individual, el apoyo del entorno es un factor clave para el buen pronóstico de este proceso por lo que es importante saber cómo acompañar a alguien que está en duelo. 

En este artículo aprenderemos diferentes formar de brindar apoyo y consuelo a alguien que está afrontando una pérdida, además de qué hacer y qué no hacer delante de ello. Posteriormente, por un lado, se mostrará una lista de ejemplos sobre frases que se utilizan mucho durante el duelo pero que pueden generar más sufrimiento y/o invalidar, así que deberían evitarse y, por otro lado, sobre alternativas que sí pueden decirse y ayudar a la otra persona.

Ofrece ayuda práctica

En la fase aguda del duelo, que son los primeros momentos después de la pérdida, es común que la persona empiece a descuidarse y a tener problemas para realizar tareas cotidianas. Una forma de ayudar a tu ser querido puede ser trayéndole algunos platos cocinados o encargándote de algunas faenas de la casa. También puedes ayudarla con el papeleo o trámites que tenga pendientes ya que puede encontrarse aturdida y todas estas gestiones habituales resultar abrumadoras. Si tiene hijos o personas dependientes a su cargo será imprescindible esa ayuda inicial para no descuidar a los más vulnerables.

Muéstrate presente y disponible

Estar a su lado físicamente o, en caso de no ser posible, mantener el contacto a través de mensajes, llamadas o videollamadas puede ayudar a la otra persona a sentirse acompañada durante el proceso. Recordarle que puede acudir a ti si lo necesita y, en la medida que puedas, vas a estar para él o ella. Hay muchas formas de acompañar. Puedes preguntarle qué necesita en ese momento: una mano, un abrazo, un paseo, estar en silencio o hablar del tema.

Escucha de forma activa y empática

Es importante poder ofrecerle un espacio seguro donde poder expresar todos sus pensamientos y emociones. No estés pendiente de responder sobre lo que te está explicando, simplemente muestra tu interés genuino en lo que te está contando y dale espacio para que se exprese. Luego, valida todo lo que está viviendo la otra persona, dale valor y sentido a lo que te cuenta. No tengas miedo de sacar el tema o, en casa de pérdida por muerte, usar el nombre de la persona fallecida o utilizar las palabras relacionadas con “muerte” (ej. murió, falleció).

Evita juzgar y aconsejar

Como hemos comentado, cada duelo es único y cada forma de vivir el proceso también, por lo que es importante evitar imponer nuestras propias expectativas o juicios sobre cómo debería ser su proceso de duelo. No hay una forma “correcta” de transitar un duelo y cada persona necesita su propio ritmo para sanar. Decirle lo que creemos que le puede ir bien nos hace caer en estereotipos o en lo que nos gustaría a nosotros pero eso no tiene por qué coincidir con lo que le puede ayudar a la otra persona. Respeta su camino y evita frases como “deberías estar mejor” o “ya es hora de que sigas adelante”. En lugar de esto, proporciona comprensión y apoyo incondicional.

No minimices la pérdida

Hay muchos tipos de pérdidas, algunas por enfermedad o muerte pero otras por ruptura de pareja, pérdida de trabajo, amistad, lugar de residencia, expectativas, etc. También, hay pérdidas anticipadas, otras abruptas, algunas de personas de corta edad, otras de más avanzada…A veces, se tiende a juzgar el dolor de cada pérdida según el tipo que haya sido como una forma de consolar al otro. Sin embargo, cada pérdida es única e importante para quien la esté experimentando así que respeta su vivencia y su dolor, sea cual sea.

Sé sensible en fechas significativas

Aunque el proceso de duelo no sea lineal, en las fechas especiales aún se remueven más las emociones y los recuerdos. Aniversarios de la pérdida, cumpleaños, días festivos, Navidades, Pascua, día del padre/madre, entre otros, pueden ser especialmente difíciles para quienes están en duelo. Estas fechas dependerán del tipo de pérdida. Puedes enviarle un mensaje o ofrecerle pasar tiempo juntos. Simplemente recordarle que estás allí para lo que pueda necesitar.

Elige bien las palabras que dedicas a la otra persona

Es normal que no sepamos qué decir a una persona que siente dolor. Es posible que quieras minimizarlo, evitárselo…Pero tienes que saber que eso no es posible. De hecho, el objetivo no es evitarle el dolor, el objetivo es acompañarle en su dolor.
Te dejamos aquí una guía de frases que pueden ayudarte para saber qué decir y qué no decir.

Elige bien las palabras que dedicas a la otra persona. Es normal que no sepamos qué decir a una persona que siente dolor. Es posible que quieras minimizarlo, evitárselo…Pero tienes que saber que eso no es posible. De hecho, el objetivo no es evitarle el dolor, el objetivo es acompañarle en su dolor. Te dejamos aquí una guía de frases que pueden ayudarte para saber qué decir y qué no decir.

 

 

Escrito por

Ruth Fuentes

Psicóloga especialista en Duelo y Pérdidas por el modelo IPIR

Ruth (2)

Escrito por

Ruth Fuentes

Psicóloga especialista en Duelo y Pérdidas por el modelo IPIR